Make your own free website on Tripod.com

Página principal...

Publicaciones...

Envía un mail...

La Problemática Ganadera, un Enfoque Sistémico

por: Vicente E. Contreras R. Ing. Agr. M.S.

En orden de entender la problemática de la ganadería y de procurar soluciones a esos problemas es importante escudriñar los factores que actúan e interactúan en los sistemas de explotación ganadera.
Estos factores a los que se hace referencia son cinco: ambiente, hombre, animal, vegetal y tiempo, y deben interpretarse como uno o más componentes variables que a la vez están determinados por un conjunto de variables o elementos variables. Así por ejemplo el ambiente es el factor constituido por los componentes clima y suelo. El clima está determinado por las variables precipitación, temperatura, humedad, latitud, entre otras, mientras que el suelo está determinado por las variables topografía, fertilidad, textura, estructura, profundidad, pH, etc.
El factor hombre no debe interpretarse solamente como el director o interventor de las interacciones, mas bien debe interpretarse como un factor de múltiples componentes tales como: tecnologías, políticas, ambiente social, mercados, además de los tres componentes básicos del sistema económico: tierra, trabajo y capital. Pudieran contarse como variables de este componente: riego o drenaje, o leyes proteccionistas a la empresa ganadera, o cooperativas de productores agropecuarios para la recepción de la leche, o subsidios, tenencia y regularización de tierra, número de hijos, disponibilidad de mano de obra, disponibilidad de asistencia técnica, otorgamiento de créditos, intereses preferenciales para productores pecuarios, dotación de maquinaria, infraestructura adecuada a los sistemas de explotación, entre otros.
En un sistema de conversión biológico, el tiempo es una variable fundamental que afecta todos sus componentes. En el caso del sistema ganadero, esto es absolutamente cierto, no sólo porque el tiempo señala los ciclos periódicos naturales como la estacionalidad de las temporadas húmedas y secas, y los períodos normales de crecimiento y desarrollo determinados por los genes y las características fisiológicas de los componentes bióticos del sistema, los cuales están asociados con las ganancias por conversión, lo cual requiere de un período que no puede ser acelerado mas allá de las tasas reales, sino que además, cualquier retardo en la conversión mas allá de cierto límite puede alterar seriamente los márgenes de ganancia.
El tiempo como componente determina la dinámica de las acciones e interacciones de los demás componentes, todos los flujos de materia y energía están supeditados a éste. En el esquema inicial el planteamiento es más o menos estático con la intención de simplificar la concepción del marco teórico, pero teniendo siempre en cuenta que esta abstracción primaria sólo define esquemas puntuales.

El Ambiente

El primer factor, condicionante dentro del sistema, es el ambiente. El hombre, segundo factor, es condicionado y condicionante del ambiente, y es condicionante, a la vez, de plantas y animales. Las plantas y animales, así como sus interacciones, son los factores realmente condicionados del sistema. Las figuras 1 y 2 señalan cómo actúan e interactúan estos factores. En los ecosistemas naturales, la intervención del hombre sobre el ambiente es nula, se limita su intervención sobre los animales por medio de la caza o sobre las plantas por medio de la recolección. Fig. 1.

Fig. 1.

Fig. 1 Relaciones que se producen en un ecosistema natural.

En los sistemas intervenidos, el hombre actúa sobre el ambiente manipulando sobre algunos elementos variables de sus componentes en el caso del ambiente, o sobre elementos variables de los componentes plantas y animales. Fig. 2.

Fig. 2.

Fig. 2 Relaciones que se producen en un ecosistema Intervenido.

La intensidad con la cual el hombre intervenga sobre los elementos que componen los factores del sistema va a determinar un tipo de explotación extensiva o intensiva según sea menor o mayor su intervención, respectivamente.
El ambiente, condicionante, es el factor que determina la actividad económica del hombre, su forma de vida, la tipología de los ecosistemas, la raza de los animales, las interacciones entre la diversidad animal y vegetal, el potencial de producción de la región y hasta la intensidad con la que se puede explotar un sistema.
Podemos mencionar como elementos del ambiente: la precipitación, temperatura, humedad, radiación, estacionalidad, todos ellos en cuanto al clima; y en cuanto al suelo, la topografía, fertilidad, textura, material orgánico, pH, etc.

El Hombre

El hombre como condicionador del ambiente interviene positiva o negativamente, así encontramos que él es capaz de habilitar áreas controlando los déficits o excesos de humedad a través del riego o el drenaje; o es capaz de incrementar la fertilidad de los suelos, o modificar el pH de los mismos. En otro sentido el hombre es un contaminante en potencia, capaz de deteriorar el ambiente y desmejorar la calidad de vida de los ecosistemas debido a su intervención irracional, manifiesta en la salinización de suelos, rotaciones inadecuadas de cultivos, tala y quema indiscriminada y mal uso de biocidas.
La condición ambiental realizada por el hombre puede desglosarse en componentes de aspectos tecnológicos, sociales, políticos y económicos, con un peso preponderante dentro del contexto de las explotaciones ganaderas.
El hombre interviene igualmente como un factor condicionador de las plantas. El ha creado y mejorado cultivares y ha creado híbridos, plantea alternativas nutricionales, ha mejorado la calidad nutritiva de las plantas, asocia diversas especies, eleva la productividad, elimina especies indeseables, combate plagas, enfermedades y malezas que afectan la producción y productividad, introduce factores de resistencia genética para el manejo, etc.
El hombre como factor condicionador de los animales ha seleccionado y creado razas altamente productivas, con altas tasas de conversión de energía, dirige la producción en sentido deseado, bien sea para la obtención de leche, carne o doble propósito, ha creado animales resistentes a plagas y enfermedades, ha creado los medios de proporcionar resistencia a plagas y enfermedades. Como resultado de las acciones en los ecosistemas altamente intervenidos la tasa de mortalidad es mínima, la tasa de natalidad y la productividad máxima, cuando se les compara con los de animales de ecosistemas naturales.

Los Animales y las Plantas

Los animales y las plantas como factores condicionados en los sistemas de explotación ganadera interactúan creando una balanza entre el suministro, el consumo y el reciclaje de nutrientes. Ellos a la vez interactúan con otras plantas y animales de diferentes eslabones en las cadenas tróficas. Por ejemplo los bovinos consumen las plantas de los ecosistemas de pastizal, sin embargo, ellos pueden dejar de comer algunas especies que pudieran tener distintos grados de persistencia y agresividad dentro del mismo ecosistema y que además se hacen competidoras con las plantas que en definitiva son el alimento deseado. Insectos consumidores primarios pudieran ser los animales que compiten con estos bovinos, pero dentro del ecosistema general, tanto a nivel macro como microscópico encontramos las más variadas relaciones tróficas tales como: parasitismo, mutualismo, comensalismo, saprofitismo, depredación, simbiosis, etc. Estas relaciones, salvo por la depredación, son aplicables también a las plantas que integran el ecosistema.

Conclusiones

Esta visión nos ofrece una idea de la complejidad de un sistema de explotación ganadera. En términos prácticos, un grupo de animales consumiendo pastos u otros alimentos para lograr un producto final económico.
El desglose de todos estos factores para visualizar los elementos manipulables de los sistemas de explotación se hace con la idea de cuantificar el efecto parcial de las variables dentro de la totalidad. La ponderación del efecto de las variables es precisamente lo que permitiría optimizar el producto económico final, en términos de producción y rentabilidad.

volver al inicio